Breve historia de la gimnasia artística moderna

La gimnasia artística es y ha sido uno de los deportes más característicos de los juegos olímpicos, gracias a su tradición milenaria y a su belleza estética. Se práctica en todos los lugares del mundo, en uno con más frecuencia que en otros, con gran devoción y siempre delimitando un estilo autóctono en donde sea que es practicado. Sin duda alguna la gimnasia artística es un deporte de gran valía histórica para la humanidad y merece ser reconocido como tal. En este post haremos justicia y homenaje a este deporte, haciendo énfasis en el aspecto histórico de la gimnasia artística moderna.

Los inicios de este bello deporte se remontan al año 1811, cuando el profesor del Instituto Alemán de Berlín, Friedrich Ludwig Jahn, crea el primer espacio abierto (al aire libre) destinado exclusivamente a la práctica de la gimnasia artística. Los aparatos que el profesor dispuso para su gimnasio al aire libre fueron la base del diseño de los aparatos que hoy vemos en las olimpiadas.

Hasta ese momento, los fines de practicar gimnasia artística eran netamente pedagógicos para el aprendizaje y la relajación mental-corporal. Se le consideraba un deporte, pero no se veía como una competición como lo es ahora.

La gimnasia artística alcanzó su auge como deporte de competición de alto vuelo en las olimpiadas modernas, es decir, a partir de los juegos olímpicos Atenas, 1896, hasta los juegos olímpicos Londres, 1948. Ese fue un periodo donde algunos juegos tradicionales de las olimpiadas no sobrevivieron al paso del tiempo y fueron olvidados.

En Atenas 1896, la evaluación olímpica de la gimnasia se dividía en una parte atlética y en otra parte artística. Por ende, existen dos competiciones para los gimnastas. Los competidores de la parte atlética tenían que dar el máximo en carreras de 100 m llanos, saltos de altura y saltos con pértiga, escaladas con cuerdas y alguno que otro ejercicio de equilibrio. Mientras tanto, en la parte de gimnasia artística se concursaba ya con todos los aparatos que hoy en día se usan, pero no había competencias de suelo ni se permitía la competición de atletas menores de edad (18 años). Las mujeres empezaron a concursar en esta rama de los juegos olímpicas apenas en 1928.

34 años más tarde los juegos olímpicos se volvieron mucho más comerciales de lo que antes eran, por ende, las competencias se hicieron más rigurosamente deportivas. Fue en los juegos de Helsinki 1952 donde el auspicio y el patrocinio de las empresas en las olimpiadas se tornó popular. En los escenarios de gimnasia ya se colocaban barreras publicitarias de empresas similares a Fontaneros o Cerrajeros , por dar un ejemplo. Las olimpiadas se hicieron más grandes, lo que aumento la exigencia de los evaluadores a los gimnastas artísticos. Fue ahí donde por vez primera se crea la competición por equipos de 6 gimnastas; todo un espectáculo para la época.

 

De esa manera, el deporte siguió creciendo hasta lograr la primera Copa del Mundo de Gimnasia en 1975.

Cómo ahorrar luz cuando sales a practicar gimnasia artística

Realizar nuestra actividad física favorita es algo fundamental, no sólo porque de esta forma podemos mantener nuestro cuerpo en un mejor estado de salud general, sino también porque incluso de esta forma nos relajamos y disfrutamos de un momento haciendo lo que nos gusta.

Y lo mejor de todo es que desde la próxima vez que salgas de casa para practicar gimnasia artística, tendrás también la posibilidad de comenzar a ahorrar en tu factura de luz, pues vamos a brindarte una serie de consejos que consideramos esenciales en este tipo de casos, consejos gracias a los cuales podrás consumir mucha menos energía, y como consecuencia de ello, gastar una menor cantidad de dinero en el acumulado del año.

Todas estas recomendaciones son traídas por nuestros profesionales matriculados electricistas, y tienes que tener en cuenta que cualquier duda que tengas, si necesitas asesoramiento técnico personalizado o quieres un presupuesto telefónico, únicamente tienes que llamarnos para poder darte una mano y solucionar tus problemas cuanto antes.

Incluso, nos encargamos de la instalación, mantenimiento o reparación de todo tipo de aparatos eléctricos generales, como así también de aquellos que hayan sido especialmente desarrollados para permitirnos ahorrar en electricidad, como los dimmers o reguladores de luz para el cuarto.

Trucos para ahorrar energía en casa

En cualquier caso, centrándonos en los consejos que decíamos antes, tenemos que comenzar tanto con los aparatos de calefacción como de enfriamiento de la vivienda que podamos haber instalado en casa, que gastan buena parte de la energía diaria. En efecto, debes considerar en este tipo de situaciones, que tanto la calefacción eléctrica como el aire acondicionado no deben permanecer funcionando cuando nos vamos de casa, por ejemplo para practicar gimnasia artística.

Algo semejante ocurre con la iluminación de la vivienda, ya que si piensas marcharte y dejar la casa sola, lo mejor que puedes hacer en este tipo de casos es apagar todas las luces que no vayas a utilizar, y sólo dejar encendidas algunas que den a la calle para generar sensación de que alguien se ha quedado dentro de la vivienda y que no está sola.

En el caso de la lavadora, el lavavajillas o la secadora de ropa, tienes que saber que en la actualidad se venden modelos no demasiado costosos y que sin embargo incorporan modos de ahorro de energía o ciclos cortos de funcionamiento que nos permiten ahorrar energía. También puedes fijarte siempre de usarlos a tope de llenos, para no desperdiciar agua ni electricidad.

La ubicación de los artefactos eléctricos, como por ejemplo en el caso de la nevera, también puede resultar fundamental, porque en caso de no poseer la ventilación natural que deben tener, requerirá de que su ventilador se mantenga funcionando todo el día. Es fundamental que en estos casos compruebes que los electrodomésticos tengan ventilación natural suficiente.

Y finalmente, dispositivos como nuestros televisores u ordenadores, cuentan muchas veces con modos de Ahorro de energía que te permitirán apagar su pantalla aunque sigan funcionando mientras realizan algunas tareas menores, para no interrumpirlas.

Si quieres otros trucos o consejos para ahorrar en tu factura de energía, te recomendamos entonces que te pongas en contacto inmediatamente con nuestros electricistas certificados, que te brindarán una atención personalizada, con nuevas propuestas de reducción del consumo de luz para tu vivienda, local comercial u oficina.

La puntuación en la gimnasia artística

La gimnasia artística es un deporte sumamente hermoso que destila, como su propio nombre lo específica, arte puro; máxime si es ejecutado por féminas, pues sus movimientos delicados y su belleza natural hace de este uno de los deportes más admirados del mundo que nos mantienen subyugados a todos aquellos que tenemos la oportunidad de apreciarlo.

No obstante, hay algo que unánimemente a todos los espectadores de la gimnasia artística nos genera cierta intriga, y es lo respectivo a la puntuación. Sí, el sistema de puntuación de la gimnasia artística, desde el punto de vista de los espectadores, parece un tema muy subjetivo y estrictamente ligado a la arbitrariedad de los jurados. Sin embargo, en este artículo trataremos de aclarar todas las dudas relativas a este tema para demostrar la universalidad de la puntuación en la gimnasia artística.

Primero que nada, debemos decir que la práctica de la gimnasia artística se rige por las reglas estipuladas por la F.I.G. (Federación Internacional de Gimnasia). En ella se dicta que para las competiciones oficiales deben existir de cuatro a seis jueces que punteen de manera independiente. Las puntuaciones excesivamente bajas y las puntuaciones excesivamente altas se suelen descartar, para tomar la puntuación media del resto de puntuaciones. Dicha puntuación media será la puntuación final del gimnasta en competencia.

Los criterios que se han de seguir para puntuar a cualquier gimnasta artístico en su ejercicio, se llaman códigos de puntuación. Dichos códigos fueron diseñados y son actualizados periódicamente cuando es necesario por la F.I.G. y cubren cada uno de los aspectos técnicos y artísticos del rendimiento del gimnasta artístico. Asimismo, los códigos de puntuación establecen las directrices que los jueces deben seguir en cuanto a posicionamiento al momento de los ejercicios y las funciones específicas que deben ejercer. Otro aspecto que cubre los códigos de puntuación es la norma de conducta que los gimnastas deben seguir.

Aunque no se especifique en las normativas, más allá del espacio requerido para ejecutar los ejercicios de gimnasia artística, los colores de los escenarios deben ser adecuados para crear el ambiente ideal para la práctica y el mejor desempeño de los gimnastas. Por ello, es realmente importante que expertos en cerrajeria, como los profesionales de cerrajeria de www.cerrajerosalcaladehenares.com, se encarguen de dejar las puertas abiertas para confeccionar la atmosfera ideal.

Como se mencionó, las reglas son actualizadas cada cuatro años para evitar los acostumbramientos al código y para no estancar al deporte, es decir, la F.I.G. se encarga de permitir y regular el progreso y la evolución de la gimnasia artística.

Pasando a los criterios de puntuación, es importante especificar que todos los gimnastas empiezan su ejercicio con una puntuación inferior a 10. Las participantes femeninas empiezan con una nota de 9.00, mientras que los participantes de sexo masculino comienzan con una nota de 8.60. A partir de esas notas, los jueces disminuyen la puntuación según las equivocaciones que se cometan en la ejecución del ejercicio, así como por la falta de ejecución de maniobras obligatorias de acuerdo a la competencia y al ejercicio que se esté realizando. Por lo tanto, si no se cometen errores y se cumplen con los requisitos establecidos, entonces se conserva la puntuación inicial y se suma a la bonificación dada por los jueces (de 1.00 para las féminas y de 1.40 para los varones) para obtener una puntuación máxima de 10, que representa una rutina perfecta.